El "Estrés de Ganadero" ¿Qué es y cómo prevenirlo?

El

 

El “Estrés de Ganadero”

¿Qué es y cómo prevenirlo?

Por: Zoot. Esp. Michael Rúa Franco

 

Hoy he querido referirme a este asunto, porque lo he venido siguiendo desde hace varios años y sentí que era un buen momento para que reflexionemos todos al respecto. Así que he preparado algunas líneas para ustedes que a continuación les comparto. Me gustaría mucho recibir retroalimentación con sus opiniones, comentarios o anécdotas. Gracias por anticipado!

 

Reconociendo las características del estrés

El estrés es la enfermedad del siglo XXI. Algunos dirán ahora con lo que está pasando en el mundo que más bien es el COVID19, pero mientras uno no se contagie, este virus lo que ha hecho es empeorar el estrés que ya uno trae. Ahora bien, el estrés es una enfermedad que no tiene síntomas exactamente iguales en todos sus afectados, sino que los síntomas cambian según lo que haya generado el estrés y durante cuánto tiempo haya uno estado expuesto a la causa, además de la manera como cada persona en particular ha aprendido a manejar las situaciones de la vida.

Aunque el estrés puede manifestarse en cada persona de diferente manera, lo que sí es común en todos los que lo padecen (o lo hemos padecido) es que tarde o temprano afectará el cuerpo, los pensamientos, los sentimientos, y/o el comportamiento. Modificará en especial nuestra manera de reaccionar ante las situaciones. Y lo más delicado es que el estrés que no se controla puede derivar en otros problemas de salud, como la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas, la obesidad y la diabetes.

Uno de los problemas del estrés suele ser que habitualmente lo empiezas a padecer sin percatarte de ello, pasa prácticamente desapercibido en sus inicios, y para cuando ya lo estás somatizando con síntomas que te preocupan y te hacen ir de visita al médico para ver qué es lo que pasa, estás esperando un diagnóstico médico en el que piensas que puede ser cualquier cosa, menos estrés, pero resulta que sí lo es.

 

Reconociendo los síntomas generales del estrés

Si has estado padeciendo de síntomas en tu cuerpo tales como: Dolor de cabeza, tensión o dolor muscular espontáneo en alguna parte del cuerpo (sobre todo cabeza, cuello, espalda, brazos o pecho) sin una causa específica identificada, dolor en el pecho, fatiga, se ha deprimido el deseo sexual, tienes malestar estomacal, gastritis o el colon irritado, o problemas para conciliar el sueño; o tal vez otros síntomas que te han afectado más que todo tu estado de ánimo tales como: Ansiedad, inquietud, falta de motivación o enfoque, no estar claro o sentirse abrumado, estar irritable o enojarse fácilmente, sentir tristeza o depresión frecuente o permanente; o notas cambios repentinos en tu comportamiento habitual tales como: Consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal, arrebatos de ira, alcoholismo, consumo de tabaco u otros estimulantes, aislamiento social y/o has dejado de practicar ejercicio físico para tu salud; lo más seguro es que estás padeciendo las consecuencias del estado de estrés.

Pero, todos estos síntomas pueden haber sido causados por cualquier tipo de estrés (o incluso por otras causas), y yo quiero referirme en particular al estrés que con toda seguridad están padeciendo muchos ganaderos sea donde sea que se encuentren, y espero que poniéndolo en evidencia esté ayudando a muchos a revertir prontamente esta situación tomando acciones proactivas que les evite llegar a enfermarse gravemente.

8444506898?profile=RESIZE_710x

 

Consecuencias del estrés severo en los ganaderos o agricultores

Durante dos décadas de asesorar y capacitar a ganaderos, he tenido la oportunidad de compartir anécdotas con miles de productores de más de 10 países diferentes en América Latina. Con algunos de ellos, con quienes he podido entrar en más confianza, incluso hemos hablado de temas más íntimos que con otros. Y resulta para mi supremamente sorprendente que a pesar de que cada país tiene una cultura tan diferente en todo sentido, hay muchas similitudes también.

» Con respecto al oficio de ganadero o agricultor, sí que me he podido dar cuenta de muchas de esas similitudes culturales, que incluso, he podido citar algunas de ellas en las capacitaciones y asesorías para ayudar a que cada productor identifique ciertos patrones de conducta y/o malos hábitos adquiridos, que la mayoría ni siquiera se ha dado cuenta de que tiene, y que detonan su estrés y hasta los hace actuar precipitadamente y/o tomar malas decisiones administrativas (o de otra índole) que terminan dando al traste con la productividad y/o rentabilidad de sus negocios ganaderos, o en sus relaciones interpersonales con las personas que integran sus equipos de trabajo.

» La verdad, yo me he llegado a convencer de que definitivamente hay suficientes evidencias como para afirmar que no importa en qué país o lugar del mundo hagamos ganadería o agricultura, creo firmemente que existe un tipo específico de estrés al que podemos llamar el “Estrés de Ganadero”. Y en términos generales, me da la impresión que se debe a causas similares, o por lo menos es lo que he identificado entre los muchos casos que he podido conocer personalmente.

» Claro está que pueden existir ciertas circunstancias específicas que cuando se presentan pueden facilitar o impulsar el estrés entre los productores agropecuarios, e incluso, pueden llegar a tener un desenlace fatal. Por ejemplo: He conocido de casos (y lamentablemente no pocos) en los que el productor ha buscado financiamiento en los bancos (créditos) para solventar la operación de su ganadería, siempre muy confiados en sí mismos y también en que la inversión que van a hacer les producirá ganancias suficientes para mantenerse firmes y pagar sus deudas, pero luego no logran el objetivo en el que tenían puestas todas sus esperanzas, casi siempre por una gestión incorrecta de la economía de su granja y/o sobre todo de una administración improvisada y desorganizada, entonces la situación económica en vez de mejorar empeoró y esto puede continuar hasta llegar al punto en el que las deudas se tornan impagables y el banco decide aplicar un embargo.

De hecho, ha habido casos en los que ya el productor que no pudo pagar sus deudas al verse a punto de perderlo todo, llega a un grado máximo de estrés y de alteración del ánimo (y hasta de la salud), que al no poder soportar la idea de perder tanto, tomaron decisiones nefastas y hasta fatales.

» Ha habido otros casos que incluso llegan a afectar a toda una comunidad y hasta se vuelven mundialmente conocidos. Por ejemplo: Conocí el caso que se registró en el año 2001, cuando en el Norte de Inglaterra se dio un brote de fiebre aftosa. Antes de ser controlado, montones de animales tuvieron que ser sometidos al terrible y desconsolador “fusil sanitario”. Como consecuencia de ello los suicidios entre los granjeros y/o ganaderos de esa región del país incrementaron dramáticamente. No podían soportar pasar por la deprimente experiencia de no poder impedir el sacrificio de sus animales (para muchos de ellos significaba la muerte de todo su rebaño completo) y la genética que habían pasado toda una vida construyendo.

» Otro caso del que leí una noticia en 2017 hacía referencia a que en el 2016 en el país de Francia una cifra total de 737 agricultores y ganaderos franceses se quitaron la vida. La soledad, el endeudamiento excesivo, la dificultad de su trabajo, y claramente un estado severo de estrés con todos o muchos de sus síntomas, se destacaban entre el coctel de motivos que les llevaron a tomar esta exagerada determinación. El Instituto de Salud Pública de Francia difundió ese mismo año un estudio en el que revelaba que entre 2007 y 2011 se habían suicidado 985 agricultores o ganaderos galos. Según estos datos, el índice de suicidios en este sector es un 22% superior al de la población general.

8444495295?profile=RESIZE_710x

 

» La última década del siglo XX junto con la primera década del siglo XXI, registran también un dato inimaginable: en este período se han suicidado cerca de 300.000 granjeros en India. Los investigadores achacan estos altos índices de suicidio entre granjeros a las condiciones climatológicas extremas, la baja del precio del algodón en el mercado, la ausencia de seguridad social, o la falta de créditos a bajo coste. Incluso, se llegó a especular que parte de estas muertes se deben a los efectos de los cultivos de algodón transgénico introducidos por la multinacional Monsanto, entre ellos, la pérdida de productividad de las tierras (que al día de hoy es una de las situaciones que más amenaza la seguridad alimentaria mundial).

» La sequía y la deforestación causan estragos entre los deprimidos granjeros de Australia, donde a comienzos de siglo XXI se mataba un agricultor cada cuatro días. En Estados Unidos, la crisis crónica que sufre el mundo rural ha tenido su reflejo en un incremento del 40% en el número de suicidios en los últimos 20 años. En Portugal las tasas de muerte por cirrosis hepática y suicidio son desde hace tiempo extremadamente altas entre los agricultores. Galicia y Asturias, comunidades con una fuerte actividad ganadera, y la provincia de Lugo donde la actividad agropecuaria es más intensa, tienen las tasas de suicidios más altas y de hecho están a la cabeza en el índice de suicidios en España, aunque no hay datos oficiales que vinculen este hecho con el mundo rural.

 

El Estrés de Ganadero se ha convertido en una enfermedad común y global

En cierta forma puede ser una epidemia en los lugares donde más se presenta, y hasta una pandemia porque ocurre en muchos lugares del mundo al mismo tiempo. Claro está, que al no afectar al mundo entero, entonces no se trata como tal, sino caso por caso y casi en total hermetismo. Pero no hay duda alguna que basados en la información conocida podemos afirmar que este es un problema global.

Y hablando de globalización, tratándose de los mercados de los productos agropecuarios, esta ha sido también otra presión que agregar a las posibles causales de estrés entre ganaderos. Competir por calidad y precio contra productos importados ha impulsado una transformación de la ganadería y la agricultura. Pero de paso también ha dejado una sensación de impotencia en el ganadero del común, de que hay muchas cosas que se escapan de su control, como las influencias del clima sobre la productividad, o como lo que recibo de pago por el producto final que vende, por citar apenas un par de ejemplos.

Y según los expertos esto provoca «profundas tensiones de identidad, de perspectiva de futuro, de valor de la historia familiar o de sentido de las tradiciones». Así mismo, cuando un productor va a ser embargado por un banco, que incluso le amenaza con perder la tierra que heredó de sus familiares, esto le es motivo de vergüenza y desesperación, y más que la pérdida de la tierra como tal, es por la pérdida de su modo de vida y de su identidad.

Ser granjero (ganadero o agricultor) no es una actividad de la que se puede uno desconectar cuando termina la jornada laboral. Es una ocupación que forma parte de la identidad de una persona. No está en juego su trabajo sino también su forma de vida. Es común escuchar decir que en las granjas no hay descanso, no hay días festivos, no hay sábados o domingos que sean diferentes a cualquier otro día de la semana, y si el productor nunca descansa, entonces con eso ya hay suficiente razón para llegar a un punto crítico de estrés y manifestar varios de sus síntomas.

Como es de apreciar, este es un problema demasiado serio al que debemos prestar atención. Quien se crea que está libre de caer en esta situación, mejor es que tenga cuidado, porque como ya dije antes, para cuando se diagnostica el estrés es porque desde tiempo atrás ya se venía padeciendo, se han acumulado los síntomas y simplemente hubo algo que lo hizo más evidente.

Y es que este no es un asunto del que sólo resulten afectados los granjeros de tiempo completo. He pasado más tiempo y he compartido más anécdotas y experiencias con ganaderos de tiempo parcial que de tiempo completo. Me refiero a quienes tienen la ganadería como negocio alterno más no como su fuente principal de ingresos. Aquellos que son ganaderos a distancia, que delegan la granja en un encargado (mayordomo, capataz, administrador, etc.) y atienden su ganadería más que todo por la vía telefónica, y visitas periódicas, a veces frecuentes, y en otros casos no tanto.

Y si se piensa que para estos que no viven en sus fincas el estrés de ganadero no los afecta, más bien creo que los afecta de peor manera, porque a sus preocupaciones diarias de todos sus otros asuntos ajenos a la ganadería, le suman los problemas de lo que está pasando en sus fincas y que no pueden resolver de inmediato porque sus otras ocupaciones se los impide.

8444586062?profile=RESIZE_710x

 

Mi percepción particular y experiencias con el Estrés de Ganadero

Me ha resultado sumamente incómodo estar en medio de una visita a campo con el propietario de una ganadería para brindarles asesoría, y tardarnos más en poner un pie en la finca que ya estar presenciando regaños malhumorados a los trabajadores porque no se ha hecho esto o aquello, o porque se hizo algo que no se solicitó y con lo que el dueño no está de acuerdo, o porque se hizo de otra manera diferente a la que se indicó, o por cualquier cosa. Y que yo, un tercero ajeno, que apenas estoy tratando de llegar a aportar cosas positivas, prontamente me vea involucrado cuando al dueño le da por decir: “¿Cierto doctor? ¿Usted qué opina? ¿No es verdad que esto es una #*&@%”/...?"... Y pareciera que el señor no se da cuenta que me pone entre la espada y la pared, porque si lo contradigo a él quedo mal con él, y si lo apoyo entonces me hago enemigo del trabajador al que se supone que debo convencer después de hacer lo que yo le indique para que todo pueda mejorar. Y la verdad es que como asesor de centenares de ganaderías sé que hay muchas maneras de mejorar la cohesión y el rendimiento en un equipo de trabajo, pero definitivamente esta forma de proceder no es una de ellas.

Ahora bien, esta situación no es otra cosa que una típica manifestación o evidencia de la efervescencia que produce el “Estrés de Ganadero”. Porque al no vivir en su finca, los dueños quieren que cada vez que vayan allí lo encuentren todo reluciente, y operando tan sincronizadamente como el mejor reloj suizo, más aún si llegan con visitas, muy a pesar de que no vengan a la finca con mucha frecuencia, y de no manejar un plan de trabajo estructurado, organizado, entendible, práctico y funcional, lo que a su vez me resulta absurdo.

No podemos pretender que en la ganadería todo funcione a la perfección cuando no hacemos bien nuestra parte del trabajo como gerentes. Y en consecuencia, no podemos descargar nuestra frustración y consecuente estrés sobre las personas que integran nuestro equipo de trabajo al no obtener buenos resultados ni ver que se haga un trabajo organizado y bien hecho, desplazando culpas nuestras hacia aquellos a quienes ponemos a cargo. Si bien son ellos quienes ejecutan las tareas diarias, de nosotros como dueños y gerentes es de quienes realmente depende de que se haga lo que realmente se debe hacer, así como de la manera correcta y oportuna.

Creo que no hay nada peor para producir el “Estrés de Ganadero” que cuando no está el dueño en la finca, pero escuchar que timbre el teléfono y al mirar de quien proviene la llamada notar que es del encargado de la finca. De inmediato duele el colón o se siente en el estómago como si tuviese una úlcera, porque ya es casi dado por hecho que de la finca nunca llaman para nada bueno. Tal vez esto parezca exagerado, pero en realidad esto lo digo a raíz de las intimidades que me dejan saber muchos de los ganaderos con los que he trabajado por años.

Sin embargo esto no debería ser así, puesto que para empezar, si realmente estamos haciendo un buen trabajo como dueños y gerentes de la ganadería, quien debe hacer las llamadas no es el encargado de la finca (a menos que sea para algo estrictamente necesario) sino el mismo dueño el que llama a la finca para asegurarse de que se esté ejecutando el plan que ha dejado el fin de semana pasado o incluso la última semana del mes pasado. Si el ganadero dejó un buen plan de trabajo, y dotó a su equipo de trabajo con todo lo necesario para llevarlo a cabo, el dueño/gerente es quien hace las llamadas para asegurarse de que todo marche correctamente, y no tendría por qué estar recibiendo esas incómodas y estresantes llamadas para dar malas noticias por parte de los encargados.

Peor aún, desde mi punto de vista, es cuando el dueño/gerente termina convertido en el “chofer” o “domiciliario” de la ganadería. Esto es cuando el dueño de la finca contrata un encargado pero no le tiene confianza suficiente para permitirle manejar el dinero, entonces le deja la siguiente orden: “cuando necesite algo, hágame una lista que cuando yo venga salgo y compro las cosas, o me la envía por whatsapp que yo en la siguiente venida le traigo todo”. Y claro, si al encargado se le pasa algo por alto, y no queda en la lista, pero se da cuenta que lo va a necesitar, aun sabiendo que se va a ganar un tirón de orejas, le hará la llamada respectiva al jefe para hacerle el pedido, y el jefe que ya se la pasa estresado con sus otras ocupaciones y asuntos ajenos a la ganadería, recibe la llamada, reacciona muchas veces estresado, toma el pedido donde puede o trata de memorizarlo, y luego cuando llega a la finca, que casi siempre está lejos de los centros urbanos, se da cuenta que se le olvidó esto o aquello, y ahí viene el ardor en ira porque la tarea que se esperaba llevar a cabo esa semana justo será la que no se va a poder hacer porque lo que se olvidó era exactamente lo que se necesitaba. Y todo esto es producto del mal hábito que hemos desarrollado como ganaderos de no querer dedicarle el tiempo necesario a hacer planes de trabajo para cada año, mes y semana.

 

La solución que propongo para esta enfermedad del siglo XXI

¿Acaso no sería más fácil si las tareas ya están definidas anticipadamente que dejar que los trabajadores las improvisen a diario? ¿No sería mejor saber por anticipado qué es todo lo que van a necesitar los trabajadores para cumplir con una agenda y dotarlos de todo lo necesario para cumplirla de la mejor manera posible? ¿No cree usted que podrá monitorear más fácil algo que ya sabe de anticipado que sus trabajadores van a estar haciendo, incluso por la vía telefónica, en lugar de esperar hasta el siguiente viaje a la finca para ver qué ha pasado e intentar corregir a destiempo? Ciertamente hay una mejor manera de hacer nuestro trabajo como gerentes, y es una de las cosas en las que más me gusta y he debido trabajar con cada ganadero.

El estrés de ganadero es perfectamente evitable. Pero, requiere de voluntad, porque implica dedicarle tiempo a la planificación del trabajo. En todo caso, siempre será mejor evitar el estrés y todos sus síntomas, así que hay que obligarse a prevenirlo, cueste lo que cueste, porque sin importar que haya que hacer, es bastante más sano y económico evitar el estrés que luego tener que costear los tratamientos para recuperar la buena salud (si es que ya no fuese tarde para ello). Además, porque un trabajo bien organizado siempre se traducirá en reducción de costos y gastos innecesarios, y un mayor acierto en las inversiones que se hagan, o en las decisiones que se tomen, para obtener mejores resultados en todo sentido.

 

Una herramienta para prevenir el Estrés de Ganadero

8444589676?profile=RESIZE_710x

 

Me di a la tarea entonces de diseñar y desarrollar una herramienta para simplificar y/o facilitar la labor que como dueños de una granja de producción agropecuaria debemos hacer, y que en realidad es un rol indelegable. Esta herramienta le permite al ganadero llevar un mejor control de los procesos que se lleven a cabo en cada ganadería durante un período específico (día, semana, mes, año), y que incluso, permite que cada vez que vaya a la finca para monitorear el trabajo que están realizando los empleados, pueda realizar un monitoreo a todo nivel de una manera ágil, y evaluar resultados periódicamente, para retroalimentar la planificación del siguiente período y mantener un mejoramiento continuo a lo largo de cada año.

Esta herramienta le ahorra mucho tiempo a cada ganadero que la use, le permite identificar oportunamente lo que debe corregir o ajustar, y estar preparado para reaccionar en el momento apropiado. Además, le ayuda a llevarse mucho mejor con sus empleados, y a mantener la cohesión con todo su equipo de trabajo. Pero sobre todo, les servirá para prevenir caer en el indeseable y perjudicial estado del “estrés de ganadero”. Esta es una de mis mejores contribuciones para que cada ganadería sea manejada holísticamente, y obtenga resultados de productividad y rentabilidad cada vez más positivos.

Esta herramienta la proveo a mis asesorados, siempre con mi mejor deseo y esperanza de que los ganaderos que aprecian mi labor y me permiten aportarles con mi trabajo al de ellos en sus ganaderías puedan encontrarla útil y provechosa y les ayude a obtener mejores resultados; y la he reservado a partir de este año 2021 para quienes están afiliados al Programa PARTNER PRO, ya que a través de este, primero les apoyo en la planificación del trabajo para sus ganaderías, y después les capacito para llevarlo a cabo, y les proporciono un acompañamiento constante a lo largo del año, de modo que aseguremos el mejor uso posible de esta herramienta y del conocimiento que les proveo, y de paso también los mejores resultados.

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

* Profesional en Zootecnia.
* Especialista en Nutrición Animal Aplicada.
* Asesor/Consultor Internacional en Ganadería Agroecológica
* Fundador de la Red de Profesionales CEG Internacional y desarrollador de la Red Social PARTNER CEG.

¡Tienes que ser miembro de PARTNER CEG para agregar comentarios!

Join PARTNER CEG

Comentarios

  • Esperamos contar pronto con esta herramienta. gracias 

This reply was deleted.

NUESTROS CURSOS VIRTUALES

 

PASTOREO RACIONAL VOISIN

"Ganadería Regenerativa, Más Productiva y Rentable"

CURSO VIRTUAL INTENSIVO

Información/Inscripción/Acceso

 

AVICULTURA REGENERATIVA 1

"Manejo Holístico de Gallinas

para la Producción de Huevos en Pastoreo"

CURSO VIRTUAL CORTO

Información/Inscripción/Acceso

 

GRASSFED BEEF

"Producción bovina de carne en pastoreo"

CURSO VIRTUAL INTENSIVO

Información/Inscripción/Acceso

Suscríbete para recibir notificaciones acerca de nuestras publicaciones aquí

Dale like o me gusta a nuestra fanpage aquí

Siguenos en Instagram aquí